El primer día de trabajo: 4 consejos para superarlo

Puntualidad:

Está claro que llegar tarde el primer día de trabajo es un gran error, aunque tampoco es necesario llegar media hora antes. Puede que la persona encargada de acompañarte durante el primer día tenga que preparar cosas antes de tu llegada, y el hecho de que estés ahí media hora antes le resulte incómodo. Procura llegar 5 minutos antes.

No te aísles:

especialmente si eres una persona tímida y te cuesta entablar conversación con personas que no conoces, lo más probable es que tiendas a quedarte sentado en tu ordenador sin moverte para nada. Es recomendable que intentes hablar un poco con tus compañeros, preguntarles dudas, etc. Si vas a tomar un café, procura hacerlo con ellos y aprovecha ese descanso para entablar conversación. Interésate por el trabajo, sus experiencias, etc.

Respeta los tiempos:

Si te piden que tengan listo un informe o cualquier otra cosa a una hora determinada, es conveniente que le des prioridad a eso, aunque a ti no te importe emplear más tiempo en hacerlo, seguramente la persona que te lo ha pedido lo necesite para ese momento y no para más tarde.
 

Participa:

Aportar ideas es bueno, pero no intentes imponer tu criterio nada más llegar para que vean que sabes mucho. Escucha primero y en base a lo que se exponga, pon tu granito de arena. A lo mejor lo que propones no está en la línea de lo que busca la empresa en ese momento, pero si está bien fundamentado y tiene lógica, demostrarás iniciativa.

Contrata-me