10 hábitos para elevar tu productividad en el trabajo

¿Todas las horas que pasas en tu empleo son productivas?

Toma nota de cómo mejorar tu desempeño diario con estos tips.

Cuando las actividades de la oficina invaden nuestro tiempo libre nos ponemos en riesgo de experimentar trastornos físicos y emocionales, sin embargo, vivir una situación de estrés y sobrecarga de trabajo no está totalmente fuera de nuestro control.

Es posible implementar nuevos hábitos en nuestra rutina diaria que nos permitan realizar nuestras actividades de manera más eficiente, aprovechando el tiempo al máximo y obteniendo mejores resultados.

Si es frecuente que llegue el mediodía y descubras que no has realizado ni la mitad de tus tareas importantes, sigue leyendo y adopta estas estrategias para elevar tu productividad.

¿Ya descargaste nuestra App? publicamos plazas nuevas cada semana

1. Levántate temprano. Uno de los detonadores del estrés es la sensación de que el día no dura y el tiempo disponible no es suficiente para realizar nuestras actividades. Actualmente muchos empleos demandan hacer más en menos tiempo ¿cómo enfrentarlo?

Laura Vanderkam autora del libro Lo que hace la gente exitosa antes del desayuno aconseja poner el despertador 10 minutos antes de lo habitual, esta práctica puede ayudar a mejorar nuestra rutina. Más adelante esos 10 minutos pueden convertirse en media hora extra para poner en orden nuestra agenda, tomar un buen desayuno o ejercitarnos, excelentes acciones para mejorar tu rendimiento.

2. Consume estos alimentos. Nuestro cerebro consume energía, por ello cuando tenemos un proyecto importante al cual dedicamos muchas horas de trabajo es común sentir la necesidad de comer algo extra.

La peor elección que podemos hacer es comer alimentos altos en azúcares y grasas, ya que nos dan satisfacción momentánea sin nutrirnos. Un snack saludable nos aporta la energía necesaria para concentrarnos y mantener el ritmo de trabajo. Elige frutos secos y vegetales –por su alto contenido de fibra -, salmón y aguacate –por sus grasas saludables-,té verde y chocolate amargo –por sus antioxidantes-.

3. Trabaja fuerte en la mañana. Las primeras horas del día son clave. Para que rindan hay dos condiciones indispensables: un buen descanso y un desayuno completo. Si logramos mantener estos hábitos notaremos que las primeras horas de la mañana –antes de mediodía- tenemos nuestros niveles de energía al máximo. Estamos alertas y podemos concentrarnos mejor.

Elige las actividades más pesadas o que requieran más esfuerzo mental para la primera parte de tu día.

4. Una cosa a la vez. El término ‘multitarea’ o multitask se puso de moda para definir la capacidad de realizar varias actividades al mismo tiempo y hacer más efectivo el trabajo en la oficina.

Sin embargo, para la mayoría de las personas atender más de una tarea a la vez aumenta el nivel de estrés y disminuye la calidad de su desempeño. Poner toda tu atención a una sola actividad te asegura terminarla en menos tiempo y con mejores resultados.

5. Restringe las Redes Sociales. En 2012 un estudio de la firma Keas descubrió que 10 minutos diarios en Facebook durante el horario laboral pueden aumentar la productividad y bienestar de los empleados.

De acuerdo con la investigación los recesos cortos en Internet permiten que la mente se relaje y reducen el estrés, elevando la concentración. Sin embargo, si te descubres pasando media hora o más revisando actualizaciones no te sorprendas si debes quedarte más tiempo de tu jornada cada día.

6. Haz una lista de tareas. Cuando llevamos nuestros pendientes en la cabeza es común tener problemas para dormir, sentirnos angustiados e intranquilos; escribirlos nos ayuda a ver nuestras tareas como algo realizable.

Escribe tus actividades a realizar empezando por la más compleja y táchala cuando termines, esa simple acción te da una poderosa sensación de logro.

7. Tómate un break. Para nuestro cerebro es imposible rendir al máximo hora tras hora. Para conservar un buen ritmo de trabajo es indispensable tomar pequeños recesos. Puedes programar descansos de 5 a 10 minutos. Levántate de tu asiento, platica con algún colega, toma unsnack saludable y volverás con la pila recargada a tus actividades.

8. Escucha música. De acuerdo con un artículo publicado en The New York Times, la música es capaz de favorecer la concentración. Un estudio realizado por la Universidad de Miami, que analizó a especialistas en tecnologías de la información, descubrió que aquellos que escuchaban música mientras trabajaban eran capaces de terminar antes sus tareas y proponer ideas más creativas.

La música sin letra ha probado ser la mejor para trabajar. Las Cuatro estaciones de Vivaldi, por ejemplo, es una pieza que ha sido estudiada por los efectos positivos que produce en la función cognitiva.

9. Aprende a decir NO. Ayudar a colegas o colaborar cuando se requiere de nuestra ayuda es muy positivo, siempre y cuando no intervenga en la ejecución de nuestras propias tareas.

Evita descuidar tus ocupaciones para atender las de otros, atrévete a decir ‘No estoy seguro, déjame revisar mi agenda’ o ‘En este momento estoy atendiendo esto, pero dame oportunidad de completar mis actividades’.

10. Enfócate en tus metas. ¿Recuerdas cómo fueron tus primeros meses en el trabajo? ¿Te sentías motivada? ¿Dabas tu máximo esfuerzo? En ocasiones tras un periodo de tiempo la rutina acaba con nuestro ánimo, perdemos el entusiasmo y caemos en la monotonía.

Recuperar la motivación, restablecer nuevas metas y pensar en el futuro siempre es útil para llenarnos de energía, recuerda descargar la App de Contrata-me, nuevas oportunidades de empleo directamente en tu celular cada semana.


Mobilau SM